Las cámaras de seguridad del edificio captaron el accionar del asesino. (AP)
Las cámaras de seguridad del edificio captaron el accionar del asesino. (AP)

WASHINGTON (EFE).– Un hombre de 47 años confesó haber quemado viva a una mujer de 73 años en un ascensor de un edificio de departamentos en Nueva York. El violento ataque fue captado por las cámaras de seguridad, por lo que el sujeto tuvo que admitir su culpa.

El asesino, identificado como Jerome Isaac, vestía un traje de fumigador e interceptó a su víctima cuando esta se disponía a salir del ascensor en el quinto piso. Deloris Gillespie, quien regresaba del supermercado, fue rociada con una sustancia inflamable y luego Isaac le arrojó un mechero encendido.

La policía neoyorquina no quiso conjeturar sobre las razones de este homicidio, pero aclaró que el atacante conocía a la víctima.