notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Con lo cual a todos nos están colocando contra la pared. Por una parte, el Estado es incapaz de protegernos, como queda demostrado por el hecho que 85% de los peruanos se sienten inseguros al andar por las calles de su ciudad. Pero si uno se defiende de un atraco y la peor parte se la lleva el asaltante, entonces terminas acusado. Por angas o por mangas parecen querer asegurarse que siempre pierda el ciudadano.

En realidad, la acusación fiscal en este caso 'de no haber actuado con racionalidad' parece absurda ya que los hampones estaban armados. ¿Qué se puede considerar racional? ¿Que los atacados hubieran disparado primero al aire para así darle oportunidad a los delincuentes de poder asesinarlos?

Sin embargo, el no permitir una adecuada defensa cuando alguien es agredido o asaltado parece ser una lógica perversa que este gobierno viene propiciando. Así tenemos que en mayo pasado observaron una ley que reglamentaba el uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional debido a que el entonces ministro de Justicia –hoy primer ministro– consideró que no habría 'proporcionalidad' si la Policía usa sus armas para defenderse cuando son atacados(¿?).

Por tanto, lamentables sucesos como los de La Parada se repetirán dado que el mensaje que se le está dando a las fuerzas del orden es que el Estado está del lado del delincuente y del que causa destrucción, no de aquellos encargados de brindarnos protección. Igualmente, se les está diciendo a los ciudadanos que lo más práctico es que se allanen cuando sean asaltados, porque si se defienden pueden fácilmente terminar encarcelados. ¿Por qué protegen tanto al criminal?