notitle
notitle

Nano Guerra García, Opina.21En estos días de fin de año he recibido cientos de tarjetas y he visto saludos por diversos medios. Sin embargo, sea cual fuere el texto precedente, la mayoría termina en: próspero Año Nuevo.

¿Qué hacer para que el país sea próspero? La respuesta debiera ser obvia: centrarnos en actitudes y comportamientos que generen prosperidad, es decir, adoptar una filosofía emprendedora. Desde este paradigma, la prosperidad no te será regalada ni entregada por ningún programa de gobierno. Y sería más bien riesgoso que la esperes.

La prosperidad la generarás sirviendo con calidad y dedicación a cada cliente o persona que solicite tu esfuerzo. La prosperidad llegará si sabes reponerte del fracaso sin asustarte con las caídas que naturalmente debes tener en cualquier tarea.

La prosperidad se mantendrá mucho más allá del próximo año si sabes manejarla a ella y al dinero que te pueda dar. En esta época, la prosperidad te será dada si entiendes que usualmente viene disfrazada de cambio y conocimiento. La prosperidad no se le puede arrebatar a otro bajo ningún pretexto, sea este la pobreza de otro, la necesidad de un Estado o el altruismo equivocado. Que el próximo año sea de éxito y progreso solo depende de ti, del esfuerzo y entusiasmo con el que asumas los retos y fracasos. Así hacemos próspero al país. Por todo esto, un próspero Año Nuevo.