TENDRÁ QUE LUCHARLA. En la consulta, la burgomaestre capitalina enfrentará el mayor desafío a su gestión municipal. (M. Pauca)
TENDRÁ QUE LUCHARLA. En la consulta, la burgomaestre capitalina enfrentará el mayor desafío a su gestión municipal. (M. Pauca)

Cuenta regresiva. El proceso de revocatoria de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán (y de su equipo de regidores de Fuerza Social), entró ayer en una fase decisiva luego de que el Registro de Identificación y Estado Civil (Reniec) validara 49,106 firmas del cuarto lote presentado por los promotores que alientan una consulta popular para retirar del cargo a dicha autoridad municipal.

En el segundo día del proceso de verificación de firmas, esa instancia examinó 76,658 rúbricas, de las cuales fueron validadas casi 50 mil.

En consecuencia, solo faltan 9,916 firmas para completar las 400 mil que se necesitan –según establece la norma electoral– para darle luz verde a la consulta popular.

De acuerdo con una fuente del Reniec, hoy culminaría el mencionado proceso. Hasta ayer quedaban 151,565 adhesiones pendientes de revisión en este organismo.

De completarse la cantidad exigida –es decir, las 400 mil–, ya no será necesario continuar con la revisión del resto de las rúbricas.

La labor de los verificadores fue presenciada y supervisada por representantes del Comité Pro Revocatoria y de la Municipalidad de Lima, así como por miembros de la Dirección Nacional de Fiscalización y Procesos Electorales del Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

UN LARGO CAMINOEste proceso culmina nueve meses después de que el comité promotor encabezado por Marco Tulio Gutiérrez comprara los kits y procediera a la recolección de firmas para la revocatoria.

Dicho proceso debió culminar en mayo. Sin embargo, ante las observaciones formuladas por el Reniec sobre los plazos para la presentación del cuarto lote de firmas, se generó una disputa y el trámite se postergó.

La diferencia entre el Reniec y los impulsores llegó hasta el JNE. Los promotores alegaron que fueron inducidos al error por el Reniec cuando entregaron un nuevo paquete de firmas el 6 de julio, y no un día antes, como pretendía dicho organismo, razón por la cual quiso declararlas nulas.

Esto motivó que los promotores elevaran una queja ante el Jurado Nacional de Elecciones, entidad que le ordenó al Reniec que prosiguiera con la verificación de firmas del cuarto lote.

El Reniec apeló la decisión del ente electoral y, justamente, esta instancia escuchará mañana los alegatos a favor y en contra de la procedencia de la revisión del cuarto lote de rúbricas. La decisión final se conocerá en 30 días.

FALTÓ TINO"Todo esto pudo haber acabado antes si se revisaba nuestro cuarto lote el 6 de julio, cuando lo presentamos. Han pasado tres meses y medio, es culpa de ellos (del Reniec)", manifestó Marco Tulio Gutiérrez en diálogo con Perú21.

Asimismo, comentó sobre la advertencia del teniente alcalde, Eduardo Zegarra, quien adelantó que, si el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) confirmaba la validez de las 400 mil firmas, acudirían a instancias internacionales porque, según anotó, "se vulneran los derechos de los limeños".

"¿Instancias internacionales? Eso es un desconocimiento jurídico. Las decisiones del JNE no pueden ir a la Corte Interamericana. ¿Cuál es el problema, si la alcaldesa dice que no se corre? Solo revela temor de entrar a la cancha y de subir al ring", subrayó Gutiérrez.

En tanto, el experto en temas municipales Julio César Castiglioni refirió que, cumplido este trámite, el Reniec entregará a la ONPE el expediente dándole luz verde al proceso de revocatoria. Este organismo elevará, a su vez, dicho documento al Jurado Nacional de Elecciones.

"Si los afectados (Villarán y los regidores) formularan observaciones ante el JNE, esta entidad devolverá el expediente al Reniec para que subsane las mismas. Para ello tendrá un plazo de entre tres y 10 días. Si hubiera demora, el JNE resolvería con lo que tiene para administrar justicia", anotó. Indicó que el proceso de revocatoria se realizaría entre junio y julio de 2013.