"Los problemas del Perú nacen en la mala educación"

Foto: Difusión.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

José García-Calderón,Abogado Autor: Gabriel Centeno.gcenteno@peru21.com

Don José García-Calderón Bustamante ingresa sonriente a su estudio. A sus 90 años conserva su natural caballerosidad y sentido del humor. Pese a su ajetreada labor como abogado, empresario y arquitecto, se ha dado tiempo para contribuir con el desarrollo de Arequipa. En esta entrevista ratifica su intención de seguir aportando, principalmente en la educación.

¿Le sorprendió recibir el Premio Adulto Mayor?Me llamaron para decirme que mi nombre estaba en juego para este concurso que hace anualmente Prima AFP. En ese momento, les dije que por mi edad no intervengo en nada de esas cosas, pero se empeñaron y mandaron a Lima mi expediente, el cual se presentó a un jurado, que tuvo a bien darme este premio, el cual agradezco mucho. A mi edad, es un gran honor.

Debe ser gratificante y es un ejemplo para los jóvenes.A nuestra edad uno no busca publicidad pero, en realidad, es muy halagador, porque cuando uno ha dedicado los últimos años de su vida a seguir trabajando y a hacer actividades sin fines de lucro, es un gran orgullo que se nos reconozca.

¿Cómo fue su educación?Estudié la primaria en el colegio San Francisco, y la secundaria en La Salle. Luego ingresé a la facultad de Derecho en la Universidad Nacional de San Agustín. La base de la educación era la tradición que tenía Arequipa.

¿Qué fue lo que cambió?Había profesores que enseñaban durante varias generaciones, como el padre Duhamel. Sus alumnos fueron los Belaunde y los Romaña. Todos eran educados por maestros religiosos que tenían gran amor por la juventud y la educación. Eso no se ha conservado y, por el contrario, se ha ido degradando.

¿Cuánto ha cambiado?Un ejemplo de lo mal que estamos es la huelga de los maestros y la situación espantosa de las escuelas del Perú. El país no puede prosperar si no hay educación. Todos nuestros problemas y quehaceres se reducen a la mala educación.

¿Tiene que ver con la vocación o la formación de los docentes?No hay formación docente. Lamentablemente, la actividad menos apreciada por los intelectuales es ser maestro, cuando esta tarea debería ser la cumbre. El profesor debería ser el hombre privilegiado de la sociedad.

Es una labor que le compete al Gobierno.El Ejecutivo habla de incluir a las masas del país, pero yo creo que la única forma de incluirlos es educándolos. Todo lo demás es inútil. Si no se comienza por la educación primaria, secundaria, universitaria y técnica vamos a acabar mal. El país debería dedicar un esfuerzo grande para la educación y no lo estamos haciendo. Tal vez habría que pensar en traer maestros del extranjero. Ahora que España está en crisis deberían importar docentes experimentados.

¿Fue deficiente la política educativa del país?Hubo una migración de todos los departamentos ubicados alrededor de Arequipa hacia nuestra ciudad, pero no ha habido una respuesta necesaria ni suficiente para implementar colegios. Al que quiere educar a sus hijos le resulta muy difícil y muchas veces se quedan sin educación, lo cual es una verdadera tragedia.

¿Qué es lo que más cambió en Arequipa?Por un lado, es evidente una gran prosperidad, pero desgraciadamente hay un desorden tremendo en cuanto a la construcción de nuevos edificios y locales. Se ha edificado mucho, pero no se planificó en la misma proporción.

Usted fue alcalde de Arequipa y sabe que no es tan sencilla la gestión pública.Tuve la suerte de ser alcalde en 1958 y la mala suerte de que a los pocos días hubo el terremoto terrible que nos causó un problema gravísimo, pero se tuvo cierto éxito porque conseguimos instalar la Junta de Rehabilitación y se hizo una obra verdaderamente monstruosa para la reconstrucción de Arequipa. Fue excepcional.

¿Por qué le gusta la arquitectura?Es inevitable no amar la arquitectura viviendo en Arequipa. Cuando tenía más de 60 años me embarqué en esta obra filantrópica que es la reconstrucción del Palacio Goyeneche. Hemos logrado una bonita obra, porque hoy es un lugar obligatorio del turismo.

¿No calculó que podría ser un lugar también rentable?Los trabajos se realizaron sin ningún interés económico, solo el amor a la arquitectura. He impulsado varias obras para salvar el Centro Histórico sin ningún interés personal.

¿Supongo que aún tiene temas pendientes?Se ha hecho todo lo que se ha podido, si pudiera haría mucho más. Una de las cosas que más me enaltece es la creación de la Universidad Católica San Pablo. Ojalá pudiera hacerse más.

AUTOFICHA

- Nací en Arequipa, tengo cuatro hijos y nueve nietos. Todos ellos hablan, por lo menos, dos idiomas o tres. Todos son universitarios, lo cual es mi gran orgullo.

- Mi matrimonio lleva 55 años y, actualmente, tengo 90 años de edad, casi 90 y medio, porque en febrero del próximo año cumplo 91.

- Soy abogado, empresario y mi hobbie es la arquitectura. Por eso, apoyo diferentes proyectos que tienen que ver con la reconstrucción de la ciudad.

Ir a portada