Foto: Internet
Foto: Internet

¿Sabía que los perros pueden tener un comportamiento agresivo debido a que sufren alguna enfermedad? Muchas veces, la fiebre, los problemas digestivos, los males renales, la diabetes y los padecimientos hepáticos pueden alterar la conducta de su mascota.

Se trata de estímulos internos cuyos síntomas no son difíciles de identificar. En estas situaciones, lo más recomendable es acudir a un especialista que le indicará el tratamiento farmacológico.

Julio Bermejo, veterinario de Master Dog, afirma que hay otros factores externos que también pueden cambiar radicalmente la actitud de los animales.

Aquí podemos mencionar como desencadenante la ansiedad por la separación o el miedo a la soledad. En este caso, los canes no paran de ladrar, orinan en cualquier parte, destruyen todo lo que encuentran a su paso, vomitan o lamen sin cesar, entre otros.

¿Cómo curarlo? Bermejo recomienda a los amos que saquen a pasear a sus engreídos y que intenten acercarlos a otros perros o a personas a una distancia prudente. Si reaccionan mal, hay que retirarlos del lugar hasta que se tranquilicen. Luego se debe repetir este ejercicio. También se les puede ensañar algunas órdenes. Si las cumplen, hay que recompensarlos con algún bocado de su preferencia.

DATO

- Master Dog premió a los tres perros que recibieron la mayor cantidad de votos a través de su cuenta de Facebook. Se trata de Dass, Nina y Lucas.