Mujer del prisionero palestino. (Internet)
Mujer del prisionero palestino. (Internet)

NAPLUSA (EFE).– Un preso palestino que cumple condena en Israel desde 1998 fue padre después de que consiguiera sacar, de forma clandestina, el semen necesario para que su mujer pudiera ser inseminada de forma artificial.

En los últimos años, Ammar Al Zabn trató de tener hijos mediante la fertilización in vitro, dado que el Servicio de Prisiones de Israel (SIP) le prohíbe mantener relaciones sexuales con su mujer.