Otra vez, los comerciantes intentaron enfrentarse a la Policía. Sin embargo, el gran número de agentes restable. (Luis Gonzáles)
Otra vez, los comerciantes intentaron enfrentarse a la Policía. Sin embargo, el gran número de agentes restable. (Luis Gonzáles)

Luego de la barbarie que se desató en las inmediaciones de La Parada, ayer el principio de autoridad se impuso.

Un megaoperativo policial, esta vez previamente coordinado, permitió recuperar los alrededores del exmercado mayorista de La Victoria, así como colocar bloques de cemento y zanjas para impedir el paso de vehículos de carga pesada. Sin embargo, la resistencia de grupos de vándalos dejó dos muertos, 25 heridos y 101 detenidos.

La acción policial se inició luego de que la Municipalidad de Lima dictara una norma que declaraba como zona rígida los alrededores del referido mercado. Esta medida, publicada ayer el diario El Peruano, reforzó las acciones para restringir los accesos viales.

Así, cinco mil policías de distintas unidades especializadas, se movilizaron a desde horas de la madrugada a las inmediaciones del centro de abastos. A las 11.00 de la mañana se dio la orden para la incursión.

Los efectivos comenzaron a avanzar poco a poco con el fin de ganar las calles que permanecían tomadas por grupos delincuenciales desde el último jueves. Como era previsible, grupos de desadaptados respondieron con violencia.

Las turbas se apostaron en las avenidas Bausate y Meza, 28 de Julio y San Pablo. Desde ahí lanzaban a los efectivos toda clase de objetos contundentes: palos, piedras, vidrios, ladrillos y bombas caseras.

Estos elementos también eran arrojados desde los techos de las casas y de los edificios. Asimismo, algunas personas de malvivir usaron armas de fuego. Contrariamente, los agentes solo emplearon elementos disuasivos.

Los delincuentes atacaban a los policías y luego huían hacia los cerros San Cosme y El Pino, donde se escondían en las precarias viviendas.

Ante ello, cientos de policías llevaron a cabo redadas callejeras y así controlaron la situación. Sin embargo, un momento de alta tensión se produjo cuando en la avenida Pisagua se desató un tiroteo.

"Las balas iban y venían pero no podíamos dar marcha atrás. Solo nos cubríamos con nuestros escudos", manifestó un agente policial.

Las turbas se defendieron como pudieron. En las esquinas de Bausate y Meza y San Pablo prendieron fuego a llantas y carretas, para impedir el avance del numeroso contingente policial.

Ante esto, los efectivos repelieron el ataque haciendo detonar bombas lacrimógenas y usando sus armas no letales. Esta vez eran superiores en número y no retrocedieron como sucedió el jueves.

Cabe precisar que en este nuevo operativo la Policía Montada no participó en la incursión.

Tras una hora y media de enfrentamientos, las fuerzas del orden tomaron el control y restablecieron el principio de autoridad.

Los contingentes policiales se saludaron entre sí por el operativo: habían logrado su objetivo. Horas despúes, el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, también felició a la Policía.

Al lugar llegó el director de la Policía Nacional, general Raúl Salazar, que resaltó la labor de su personal durante el operativo.

MUERTOS Y HERIDOSPosteriormente, el director del hospital Dos de Mayo, José Roca, confirmó la muerte de dos personas que habpian llegaron heridas tras los sucesos en La Parada.

De manera extraoficial, se identificó a las víctimas mortales como Jesús Eduardo Enriquez Apolaya (28) y otro que aún no ha sido identificado.

El primero tenía una orden de captura por lesiones graves, dictada por el 42 Juzgado Penal de Lima. Asimismo, en el referido hospital se informó que habían atendido a 25 heridos. El estado de tres de estas personas es de gravedad.

Por el lado de la Policía no se registró heridos de gravedad. El ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, descartó que la PNP tenga responsabilidad en el caso de los dos fallecidos civiles.

Dijo que una de las víctimas pereció por un impacto de bala, pero que ello se produjo en el interior del mercado, "donde no hemos intervenido". La otra persona murió acuchillada, precisó.

Respecto a la operación, el director de la Policía, general Raúl Salazar, manifestó que fueron detenidas 101 personas, entre ellas 6 menores.

Señaló que varios de los capturados registran antecedentes penales y requisitorias. Ellos fueron trasladados a las comisarías de Apolo y La Victoria. "La Policía resguardará el lugar en los próximos días", manifestó.

NO FUNCIONARÁTras controlar el lugar, la Policía procedió a colocar los muros de concreto armado, de más de cinco toneladas cada uno, en las inmediaciones de La Parada. Así, quedó impedido el ingreso de camiones con alimentos al exmercado mayorista.

Con el mismo fin, se escavaron zanjas de hasta 20 metros en los cruces de la avenidas San Pablo con 28 de Julio, Busate y Meza, y los jirones Humbolt, Jaúregui, Unanue, Gasca y San Cristobal.

De otro lado, el gerente de Seguridad Ciudadana de Lima, Gabriel Pradio, dijo que ahora los camiones deberán ir hacia el nuevo mercado de Santa Anita, pues ahí está garantizado el inicio del comercio mayorista.

Se conoció que hoy desviarían a los camiones procedentes del centro del país a fin de que descargue la mercadería en el nuevo mercado mayorista. Incluso, se ha dispuesto personal policial para que se resguarde el establecimiento.

SABÍA QUE

- El Juez del 59º Juzgado Penal de Lima abrió ayer proceso penal contra 19 detenidos por ocasionar desmanes en La Parada. Se trata de los vándalos que fueron apresados el viernes tras el feroz ataque a los policías.

- Ellos serán denunciados por los delitos de hurto agravado, disturbios y formas agravadas del delito de violencia y resistencia a la autoridad.

- Al cierre de esta edición, el Ministerio Público puso a unos 20 detenidos a disposición del Poder Judicial.

FICHA

- Jesús Eduardo Enriquez Apolaya (29 años). Víctima estaba dentro del mercado. Presentaba requisitorias por lesiones graves.

- Daniel Rivera carbajal (52 años). Comerciante. Investigan circunstancias en la que fue herido de bala. Según la Policía le dispararon dentro del mercado.