ARREPENTIDO. Policía reconoció que su impericia causó accidente. (Difusión)
ARREPENTIDO. Policía reconoció que su impericia causó accidente. (Difusión)

Roger Huamán Ayay (22), el suboficial de la Policía Nacional que el último lunes atropelló a cuatro personas –entre ellas dos niñas cuya salud es delicada–, no tenía licencia de conducir y manejaba por primera vez un patrullero.

Así lo reconoció el propio suboficial durante la audiencia realizada ayer para determinar su prisión preventiva y, en la cual, el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria determinó que el acusado deberá permanecer detenido por nueve meses en el penal de Huacariz mientras se realizan las investigaciones.

Durante su participación, el policía pidió perdón a la familia de los heridos, y aseguró que colaborará con su rehabilitación. "Me siento apenado, no hubiera querido que esto pasara, pero sucedió por mi impericia", manifestó.

La defensa del efectivo argumentó que este había egresado de la Escuela de Suboficiales de Cajamarca hace 16 días y que el vehículo policial tenía un problema mecánico en la dirección.

No obstante, la fiscal a cargo del caso, Lidia Albán Zapata, señaló que el suboficial iba acompañado de dos personas más, una de las cuales era su primo quien, precisamente, le estaba enseñando a manejar.

Además, según testigos que no quisieron identificarse, horas antes del accidente, el sujeto estuvo bebiendo con algunos amigos en un bar cercano a la zona.

Por otra parte, la Policía anunció que asumirá íntegramente los gastos que demande la atención, el tratamiento y la rehabilitación de Juana García de Ponce y de su pequeña hija Suhaila (9), quienes sufrieron la amputación de sus miembros inferiores, así como de su otra niña, de cuatro años, que resultó con el abdomen destruido.

TENGA EN CUENTA

- La Policía señaló que a Florencio Ponce Vásquez, padre y esposo de las heridas, se le brindará un trabajo que le permita sostener económicamente a su familia.