VIOLENCIA. Vecinos lanzaron piedras a la caseta del serenazgo. (USI)
VIOLENCIA. Vecinos lanzaron piedras a la caseta del serenazgo. (USI)

La inauguración de una caseta del Serenazgo de Chosica en el anexo 8 de Jicamarca generó ayer un violento enfrentamiento entre más de 300 pobladores. El hecho dejó tres heridos.

Desde la madrugada hasta el mediodía, los balazos y las pedradas no cesaban.

Según los vecinos, el problema limítrofe se originó hace 20 años. Un grupo de pobladores sostiene que el lugar en el que se ubicó la caseta pertenece a San Antonio de Chaclla, en Huarochirí, mientras que otros aseguran que es jurisdicción del distrito de Lurigancho-Chosica.

La alcaldesa de San Antonio de Chaclla, Eveling Feliciano Ordóñez, acusó a su colega Luis Bueno, de Chosica, de haber enviado decenas de serenos para que agredieran a los pobladores de su comunidad.

"Ellos son los que han ingresado a San Antonio con matones. Agredieron a los vecinos y destrozaron vehículos de limpieza y de nuestro serenazgo", indicó. Bueno negó estas acusaciones.

Por la tarde, representantes de ambos municipios se reunieron para llegar a una solución. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no llegaban a ningún acuerdo. En tanto, la Policía y representantes del Ministerio Público llegaron a la zona para evitar nuevos enfrentamientos entre los moradores.

SABÍA QUE

- A pesar del conflicto, Luis Bueno inauguró la caseta del serenazgo.

- El distrito de San Antonio de Chaclla se creó en 2004.

- Los vecinos piden que se lleva a cabo un referéndum.