notitle
notitle

Nuestra empresa es como un gran barco: podemos dejar que la corriente o el viento nos lleve, pero podríamos perdernos o, en el peor de los casos, naufragar. Para llegar a nuestro destino hace falta un mapa para dirigir el barco, es decir, necesitamos un plan de acción que nos señale los caminos que nos conducirán a nuestro destino.

¿Podemos manejar nuestra empresa sin un plan? Sí, es posible. Sin embargo, contar con uno nos permitirá tener claridad de las rutas que se seguirán para alcanzar el éxito deseado, así como tomar las precauciones que se requieran. Se podrá enfocar el trabajo en los aspectos necesarios para el desarrollo de la empresa. El plan contiene los objetivos que se desean alcanzar y las acciones estratégicas que conducirán al logro de estos objetivos.

Los objetivos son distintos en cada empresa. Pueden ser: crecimiento en nuevos mercados, mayor satisfacción de los clientes, mejoras en la calidad del producto, etc. Estos dependerán de lo que queramos llegar a ser, es decir, la situación que se desea alcanzar luego de ejecutar el plan.

SABÍA QUE

- Más herramientasLas acciones estratégicas son el conjunto de activida-des que se ejecutarán para lograr el objetivo.

- DiversificaciónSi apunta a entrar a un nuevo mercado, debería ampliar los canales de distribución, tener nuevos productos, capacitar a la fuerza de ventas, etc.