notitle
notitle

Nano Guerra García,Opina.21nano@somosempresa.com.pe

Regreso de dictar una conferencia en Pisco. El alcalde provincial dio un breve discurso y dijo dos cosas importantes: en unos años, la ciudad tendrá un aeropuerto internacional que dará ingresos y una gran afluencia de turistas. Si esto sucede, los negocios de los emprendedores crecerán y él podrá recaudar más para hacer obras. Simple y lógico.

Sin embargo, sucede en muchas localidades que una concesión o inversión grande es vista como una "invasión" o amenaza. Por ende, no se avanza y se pierden oportunidades de crecimiento.

En otros casos, los locales no aprovechan la llegada de nuevas inversiones; no son preparados por sus autoridades para este proceso.

Por eso existen inversionistas, emprendedores y negocios que sí aprovechan el crecimiento y habitantes resentidos con los pioneros que van a hacer plata, como si alguien tuviese que pedir permiso para invertir en su territorio.

La segunda reflexión es también interesante y sincera: si ustedes crecen, él tiene recursos. Este es el razonamiento correcto y el principio de un círculo virtuoso: más emprendimiento, más impuestos, más recursos, más infraestructura y, de nuevo, más emprendedores.

Todos ganamos. Quizás Pisco, después del terremoto y de la ineptitud del gobierno aprista al intentar reconstruirla, pueda hoy con este planteamiento, simple y práctico, encaminarse al progreso que se merece.