No se han podido recuperar los cadáveres de las 228 personas a bordo del AF 447. (Reuters)
No se han podido recuperar los cadáveres de las 228 personas a bordo del AF 447. (Reuters)

MADRID (Tomado de El Mundo).– Nuevos datos sobre el vuelo de Air France que se estrelló en el Océano Atlántico en el 2009 causando la muerte de 228 personas revelan que el capitán del avión estaba con una azafata en el momento del accidente.

Según informa la cadena estadounidense ABC News, Marc Dubois estaba con la auxiliar de vuelo Gaignard Veronique, que se encontraba fuera de servicio, cuando el avión entró en la tormenta y perdió el control. Al parecer, los copilotos avisaron inmediatamente al capitán para que regresara a la cabina, pero este tardó más de un minuto en contestar a sus compañeros.

NO COMETIÓ INFRACCIÓNAunque el retraso del capitán y la presencia de la auxiliar de vuelo han sido investigados, la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA), encargada de indagar qué ocurrió, ya ha asegurado en boca de su director, Jean-Paul Troadec, que "la vida privada del capitán" no es relevante.

Lo cierto es que Dubois no había incumplido ninguna norma ya que se encontraba en su tiempo de descanso permitido tras cuatro horas de vuelo. Sin embargo, el problema fue que el copiloto no supo cómo mantener el control de la nave y realizó una maniobra incorrecta.

En cuestión de segundos, el avión empezó a caer verticalmente, a 193 kilómetros por hora, hacia un área llamada El Caldero Negro.

Según el informe final del accidente, elaborado por autoridades francesas y publicado por el portal brasileño G1 –pese a que la BEA solo lo divulgará el 5 de julio próximo en París–, los pilotos del vuelo AF 447 no se dieron cuenta a tiempo de que el avión había perdido sustentación por una maniobra equivocada del copiloto, quien tenía poca experiencia, y no alcanzaron a corregirla antes de que el Airbus A-330 cayera al Atlántico.

SABÍA QUE

- El accidente aéreo ocurrió el 1 de junio de 2009, cuando el vuelo 447 de Air France cayó a las aguas del Océano Atlántico.

- Murieron las 228 personas que iban a bordo, entre ellas 61 franceses, 58 brasileños, 26 alemanes, 71 de otras 29 nacionalidades y 12 tripulantes.