SE EQUIVOCÓ. Guerrero no pudo controlar su frustación por la derrota 0-4  ante Stuttgart. (Imagen de TV)
SE EQUIVOCÓ. Guerrero no pudo controlar su frustación por la derrota 0-4 ante Stuttgart. (Imagen de TV)

HAMBURGO.- Ahora le pegaron a él. Paolo Guerrero recibió ayer duras críticas de todos los estamentos del fútbol alemán, incluyendo su propio equipo, tras la terrible patada que le aplicó el sábado al portero del Sttutgart Sven Ulreich, agresión por la que podría recibir hasta seis fechas de sanción.

"Paolo es de sangre caliente, pero esto no es natural", indicó el técnico del Hamburgo Thorsten Fink, quien no descartó que el club tome cartas en el asunto y sancione internamente al jugador.

De igual forma, sus compañeros fustigaron al goleador por la acción. "Él es un jugador experimentado, no puede sucederle esto", enfatizó Heiko Westermann, capitán de los 'dinosaurios'.

"Paolo es realmente incomprensible. Ha dañado al equipo", añadió el lateral Marcell Jansen, otro peso pesado.

Tampoco se quedó callado el árbitro del encuentro, Peter Sippel. "Fue una falta de la peor especie. No me sorprendería que, como mínimo, lo castiguen seis fechas", indicó.

La prensa germana también le dio con palo. "El escandaloso Guerrero", tituló el diario Bild, que hizo un recuento de todas las veces en que el 'Depredador' perdió la cabeza en Alemania, como cuando le tiró un botellazo a un hincha o cuando pateó el protector de una cámara de televisión.

'LOCO' BUENOJuan Vargas entró en el segundo tiempo y destacó en la Fiorentina (13° con 31), que rompió una racha de tres derrotas seguidas y superó 2-0 al Cesena (20° con 16) en casa. "No he estado al 100%, pero ahora la cosas están mejor. Lo importante es recuperar el máximo nivel tan pronto sea posible", sostuvo el 'Loco', que ingresó cuando el partido estaba igualado.

TENGA EN CUENTA

- "Sólo puedo ofrecer disculpas al equipo", dijo Paolo según la agencia Dpa.

- Sport1 pidió que no juegue el resto del torneo.

- Aquella vez del botellazo, Paolo pagó 100 mil euros de multa para evitar juicio.