Se somete a la justicia para aclarar denuncia. (USI)
Se somete a la justicia para aclarar denuncia. (USI)

El expresidente Francisco Morales Bermúdez se puso a disposición de la justicia peruana, luego de que un juez argentino ordenara su detención y extradición –provisoria y preventiva– por el secuestro de 13 dirigentes opositores a su régimen ocurrido en 1978, en el marco del 'Plan Cóndor'.

El pedido judicial es consecuencia de la denuncia que presentara el dirigente izquierdista Ricardo Napurí, quien fue uno de los deportados a una base de Jujuy, en Argentina.

En diálogo con RPP Noticias, Morales Bermúdez informó también que ya presentó los escritos ante el Poder Judicial y ante el fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, para que inicien las investigaciones del caso.

Insistió en que Perú no perteneció al 'Plan Cóndor, pero justificó la detención de sus opositores. "No hubo golpiza. Esas son historietas… son detalles folclóricos", dijo y anunció que le podría ofrecer disculpas a Napurí por ese caso.