El Nobel todavía le es esquivo. (AP)
El Nobel todavía le es esquivo. (AP)

MADRID (Agencias).– Polémico, devastador e inagotable, el escritor estadounidense Philip Roth fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, imponiéndose por poco a otro gran narrador, el japonés Haruki Murakami.

Considerado el autor más representativo de la escuela judía estadounidense, por su escritura "fluida e incisiva" y su habilidad para captar "el desasosiego del presente", el jurado destacó la compleja visión de la realidad contemporánea que tiene Roth.

Con 79 años de edad, este novelista norteamericano alcanzó la fama a fines de los 60 con su novela El lamento de Portnoy, obra con la que confirmó su particular manera de describir con sarcasmo a la sociedad estadounidense. Su última novela, Némesis, elogiada efusivamente por la crítica, ha confirmado su vocación de observador y crítico de nuestros tiempos. Es, además, voceado siempre como candidato al Nobel de Literatura.

"Estoy encantado de recibir el Premio Príncipe de Asturias y emocionado de que el jurado haya encontrado mi trabajo digno de tal honor", afirmó el narrador, quien se acordó de su "querido amigo y generoso colega" Carlos Fuentes, quien falleció el mes pasado.