notitle
notitle

Pablo Secada,Al.Mercadopsecada@ipe.org.pe

Al final del día, el Estado recibirá menos ya que tendrá que renegociar los contratos vigentes de las petroleras. Alquimia de las finanzas públicas. No asumirá el riesgo de exploración. La petrolera se queda con la pérdida si el lote no es viable. Petroperú comprará su parte con dividendos en el caso que sí lo sea. Alquimia financiera. Se reducirá la inversión y se alejará, aún más, a los mayores jugadores de la industria. Ya se van las compañías Talisman y Conoco Phillips. Ya se han invocado cláusulas de fuerza mayor en 23 de 80 lotes petroleros. ¿Esta política es inclusiva? ¿O se trata de una confusión conceptual que le hace el juego a la corrupción?