(Nancy Dueñas)
(Nancy Dueñas)

El comensal peruano sigue siendo conservador y, casi siempre, apuesta sobre seguro. En el área de los pescados y mariscos eso se nota en su casi exclusiva elección del lenguado, corvina y mero como ingredientes cebicheros.

Sin embargo, es hora de cambiar nuestras costumbres pues el mar tiene cada vez menos estas especies, primero, por la pesca industrial y su irracional depredación de los recursos marinos y, segundo, por el aumento de la demanda pues, por el 'boom' gastronómico cada vez se abren más restaurantes. Ha llegado la hora de las vedas, del consumo responsable y de la búsqueda de nuevas fuentes de recursos marinos. Una de las primeras soluciones es apostar por la pesca del día, es decir, por el recurso de la temporada, y, luego, recurrir a las piscigranjas, a los peces 'cultivados'.

En Segundo Muelle, la cadena de cebicherías, han optado por estas opciones. Hoy, además de lenguados y corvinas, uno encuentra allí truchas, pejerreyes, tilapias, potas y otras opciones sostenibles (o abundantes).

En sus nuevos locales de Asia y La Encalada (y en los demás de la franquicia) hay buenos platos como sus makis, sus rissotos, su pescados a la plancha y más. Vaya.