notitle
notitle

Rodrigo Rondón,Opina.21familia@peru21.com

Es muy importante observar a nuestra mascota por si aparece algo anormal en ella, como, por ejemplo, bultos bajo su piel. Estos posibles tumores pueden presentarse tanto en hembras como en machos, pero es más frecuente en las perritas. Por ello, mientras la acaricia, palpe suavemente sus glándulas mamarias para detectar la presencia de estos.

Los tumores suelen desarrollarse en las hembras a partir de los 5 años de edad. Pueden ser pequeños como un frijol o grandes como un melocotón y, en ambos casos, pueden seguir creciendo y ser cancerosos. Cuando se trata de una neoplasia maligna, existe la posibilidad de hacer metástasis hacia los pulmones.

Si encuentra un bulto en su mascota, llévela de inmediato al veterinario, que pedirá la extracción y análisis del crecimiento. Mientras más pequeño de tamaño, mejor, pues así la recuperación será más rápida. El análisis del patólogo determinará si el crecimiento encontrado es maligno y si la mascota deberá pasar o no a oncología.