Hinchas amenazaron con matar a dirigentes si no solucionan los problemas. (USI)
Hinchas amenazaron con matar a dirigentes si no solucionan los problemas. (USI)

En la 'U' ronda un ambiente de 'viejo oeste'. Sí, ese escenario de viejas películas donde las cosas se arreglaban a punta de pistola y amenazas. Lo de ayer fue un claro ejemplo.

Porque mientras en el campo, jugadores y cuerpo técnico trabajaban, a un costado discutían los de siempre. Julio Pacheco, Edmundo Guinea y parte de la Trinchera Norte. Pacheco prometía refinanciar la deuda con la Agremiación mañana y Guinea le increpaba que de dónde sacaría el dinero para ello. Mientras, el presidente crema acusaba de no pagar a los utileros, el vicepresidente lo denunciaba por los altísimos sueldos con el que había contratado al personal médico. Los ánimos se encendieron y rápido llegaron a los gritos. Entonces un 'peso pesado' de la Trinchera sacó el arma que llevaba consigo, disparó dos veces al aire y lanzó la amenaza: "Esto es una burla. Si hasta el miércoles no está arreglada la participación del equipo en el campeonato, nosotros la vamos a arreglar, pero con sangre". Inmediatamente se acercó el entrenador José del Solar para apaciguar los ánimos de los barristas, mientras los directivos huían raudos del lugar. Luego se supo que 20 hinchas fueron a protestar a la oficina de Julio Pacheco en Jesús María. Allí arrojaron pintura amarilla y huevos a la camioneta del exgerente deportivo Enrique Sánchez.

PAGO A MEDIASLos jugadores tampoco andan con una sonrisa en el rostro. "Me han pagado el 60 por ciento del mes de enero y a algunos de mis compañeros igual, así que no digan que han pagado porque no es así, no ha sido completo. Que no se jacten de eso", protestó Antonio Gonzales. Sin embargo, los dirigentes aducen que muchos jugadores están sin contrato y lo que se les pagó, "es lo que la realidad del club permite".

TENGA EN CUENTA

- El plantel y el cuerpo técnico, además de los barristas, ofrecerán mañana a las 4.00 p.m. una conferencia en Campomar.

- Varios jugadores habrían advertido que dejarán el club debido a las constantes mecidas de los dirigentes merengues.