Pasos.perdidos
Pasos.perdidos

La noticia de su próxima citación a la comisión parlamentaria que investiga presuntos actos de corrupción en su segundo mandato ha sorprendido al expresidente Alan García en Sao Paulo, Brasil. Extraoficialmente, sus allegados han asegurado que no rehuirá la confrontación con sus detractores. Dicen que, por el contrario, la espera con la seguridad de que saldrá más que bien librado. La inexperiencia –por no decir torpeza– política de sus inquisidores es, sin duda, un punto que jugará a su favor.

Mientras, en Lima, los integrantes de la llamada 'megacomisión' buscan con lupa al responsable de la tremenda metida de pata que cometieron al acusar al exministro de Economía y Finanzas Luis Carranza por un hecho que tuvo lugar durante la gestión de su antecesor en esa cartera, Luis Valdivieso.

El fastidio es tal que, según fuentes, algunos integrantes de la comisión habrían solicitado por lo bajo la inmediata reestructuración del equipo técnico que Sergio Tejada eligió y contrató a dedo. El legislador de Gana Perú, sin embargo, no estaría dispuesto a transar en este punto, y ha preferido distraer la atención anunciando una investigación entre los "trabajadores" de la comisión, entre quienes, por supuesto, no incluye a su ilustrado equipo de asesores. Una vez más, la pita se romperá por el lado más delgado.

Y mientras el oficialista Tejada jura y rejura que no filtró a la prensa el informe que recomendaba investigar a Alan García por la supuesta comisión de ilícitos penales, en los pasillos del Parlamento uno de sus acomedidos asesores es visto palmeándole el hombro a un periodista y diciéndole que "ya tiene listo" lo que le prometió. ¿Será cierto aquello de que la torpeza es contagiosa?