Pasos.perdidos
Pasos.perdidos

Al amparo de una autonomía presupuestal mal concebida, el Congreso se ha convertido en escenario de una serie de desaciertos en el manejo de los recursos públicos, cada cual más escandaloso que el anterior. La agonizante gestión de Daniel Abugattás, sin embargo, parece haber superado todo pronóstico. Su cancelado programa de gestores, con el que pretendía establecer una suerte de engranaje de proselitismo político a nivel nacional, demostró que no siempre se cumple el dicho de que a quien madruga, Dios lo ayuda; como tampoco aquello de que de los errores se aprende. Si así fuera, Abugattás no habría tenido la peregrina idea de aprobar una partida de 8.5 millones de soles para construir un centro de esparcimiento en Punta Negra, como lo reveló Perú21 el pasado viernes. Puesto al descubierto el desatino, el temperamental titular del Legislativo ha lanzado gruesos epítetos contra este diario. No solo eso. Se ha utilizado la Oficina de Comunicaciones del Legislativo para difundir notas en las que los trabajadores del Congreso y hasta el alcalde de Punta Negra –cuestionado por donar sin previa consulta el terreno para el famoso club– se han despachado a su antojo contra quienes se han atrevido a objetar la "generosidad" de Abugattás quien, por cierto, esta semana se estrenó como productor televisivo. Según nuestras fuentes, es don Daniel el mentor del programa Puertas Abiertas que 'lanzó' el canal del Parlamento, y en el que, como era previsible, aprovechó para hacer su catarsis, no solo criticando a la "prensa basura" sino también confesando su sueño de ocupar el premierato, un sueño que –dicen– le ha provocado pesadillas a más de uno en Palacio.