Pasos.perdidos
Pasos.perdidos

El almuerzo del jueves fue con trago amargo para las principales figuras del oficialismo. La sesión plenaria había sido suspendida y cada uno de los nacionalistas era consciente de que no contaban con los votos para darle fuerza de ley a la propuesta del Ejecutivo de crear el servicio policial voluntario.

La desesperación saltaba a la luz. No podían cumplir con el encargo de darle gusto al presidente con este proyecto porque la oposición –por primera vez y toda junta– había cerrado filas en contra de la iniciativa del Ejecutivo.

¿Qué había cambiado?, ¿Qué obligó a Daniel Abugattás a bajar al llano y ponerse boca a boca con los apristas y fujimoristas? Una simple operación matemática: en este tema, Gana Perú no contó con el apoyo de su socio, la bancada de Alejandro Toledo, Perú Posible.

La sesión se reanudó y la resignación fue más que evidente. El voluntariado policial estaba perdido, y así se reflejó abrumadoramente en los votos.

Lo ocurrido no solo es una cuestión de números y de votos. La pobre defensa que hiciera el oficialismo del proyecto del voluntariado policial ha sido reconocida por propios y extraños. Era risible ver a legisladores procesados en la Comisión de Ética hablando de "combatir a la delincuencia".

El debate desnudó el mal asesoramiento de los parlamentarios de Gana Perú. Mucho 'ayayerismo' y –en el buen sentido de la palabra– poca capacidad para la polémica y para la negociación política.

La oposición salió fortalecida, en especial la bancada de Toledo, que le hizo sentir su peso al oficialismo. El mensaje fue claro: "Sin nosotros, ustedes no tienen nada".

Lo sucedido el jueves es una señal de lo que puede ocurrir en julio con la renovación de la Mesa Directiva.