Pasos.perdidos
Pasos.perdidos

Fue por lana y salió trasquilado. Nada parece haber aprendido el presidente del Congreso, Daniel Abugattás, de su fracasado programa de gestores. Su vocación para irse por la libre, para actuar por su cuenta y riesgo, le ganó nuevamente esta semana cuando acusó a Alianza Por el Gran Cambio de bloquear 'su' proyecto para declarar de interés las acciones de emergencia en zonas de alto riesgo en Lima. No solo atribuyó la demora a una supuesta revancha política contra la alcaldesa de Lima, sino que –con gran dosis de dramatismo y aires de pitoniso– llegó, incluso, a responsabilizar a sus colegas por los 250 mil muertos que provocaría un terremoto en la capital.

El hacer las cosas "a la loca", literalmente, no tardó en pasarle la factura al lenguaraz Abugattás; una más para su copiosa colección. Y es que allí, ante todos los parlamentarios, tuvo que tragarse sus palabras y hacer de tripas corazón tras enterarse de que 'su' iniciativa no tiene opinión favorable del Ministerio de Economía. Por el contrario, según el MEF, 'su' propuesta para exonerar del SNIP, por un plazo de tres años, los proyectos a implementarse en el marco de su iniciativa, no tiene sustento técnico. Peor le fue cuando se enteró de que el responsable del entrampamiento de 'su' proyecto no fue otro que 'su' vocero Fredy Otárola, quien presentó una reconsideración de la votación que envió a comisiones su proyecto, el cual, dicho sea de paso, espera más de dos meses ser votado en el Pleno que él mismo conduce.

Al final, el apabullado titular del Legislativo no tuvo más remedio que pedirle a su portavoz que retirara la reconsideración, con lo cual dejó constancia de que no solo la oposición es víctima de sus 'descoordinaciones'. Al Gobierno, por lo visto, también le toca lo suyo.