Le pasan factura a presidenta. (Reuters)
Le pasan factura a presidenta. (Reuters)

BUENOS AIRES (Agencias).– La factura por la expropiación de YPF a Repsol le empieza a salir cara a Argentina. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner está pagando más dinero por la compra de gas importado. En concreto, un 31% más que el precio que le ofrecía anteriormente la petrolera española quien, tras la nacionalización, ha cancelado el contrato de suministro.

Ahora, el Ejecutivo lo adquirirá al grupo italiano ENI, la británica British Petroleum y la brasileña Petrobras. Otros pedidos hechos a las compañías Excelerate y Morgan Stanley han quedado en suspenso a la espera de que mejoren la oferta, según publica el diario argentino Clarín.

El precio pactado con la petrolera española era de 13.50 dólares por millón de BTU (abreviatura de la unidad de energía inglesa, British Thermal Unit). Los nuevos contratos suscritos se elevan hasta 17.70 dólares por millón de BTU. O sea, precios un 31.1% más onerosos.