Foto: Luis Gonzales
Foto: Luis Gonzales

Martha Chávez coincide en que el Congreso no aguantaría un año más con Daniel Abugattás a la cabeza. Es que, aunque lo considera una buena persona, "no es dueño de sí".

Este primer año legislativo terminó con más pena que gloria. ¿Por qué?Para mí es un año de descubrimientos porque he encontrado un Congreso tergiversado, y lo dije desde el primer momento. Yo no he presentado ni un proyecto de ley, tengo embalsada una docena, porque la iniciativa ya no es personal, se ha convertido en una iniciativa de grupo.

De bancada…Ni siquiera es de bancada, porque no se discute; lo único que se necesita son seis firmas más la de tu vocero. Eso no asegura calidad. Por eso tengo mis proyectos ahí, porque quiero tener la posibilidad, y no la obligación, de conseguir la firma de algún otro congresista. Luego, no se respeta el reglamento.

El presupuesto del Congreso también llama la atención. Son S/.467 millones, pero surgen los gestores, el club de playa…Y el Módulo Perú. Al señor Yehude Simon ya se le ha dicho, pero sigue invitando a todos. Él, que es representante de Lambayeque, está haciendo una gira por todo el Perú con el cuento del Módulo Perú, pero está haciendo una campaña porque él quiere ser presidente el 2016…

Usted ha sido presidenta del Congreso. ¿Siempre ha habido tanta discrecionalidad en el uso de los recursos?Nunca. El Pleno descentralizado en Ica, por ejemplo, fue un engañamuchachos. Mejor hubieran reconstruido casas o barrios con ese dinero… aunque sea un sol el que se despilfarre, eso ya es malísimo, más aún que se utilice el dinero con intereses personales para hacer su propia campaña porque, evidentemente, el programa de gestores era una oportunidad del señor Abugattás de imponerse a nivel nacional.

Esa es la parte administrativa, pero este Congreso tampoco ha producido leyes relevantes, y las pocas que se han aprobado son del Ejecutivo.Algunas son del propio Congreso, pero son pocas. Hay la idea, lamentablemente, de que quien más proyectos presenta es un mejor congresista; pero yo siempre he dicho que el Congreso no es una fábrica de leyes. Yo tengo embalsados mis proyectos, y no me interesa. Por lo menos están en el diario de debates los aportes que permanentemente hago en las comisiones y en el Pleno señalando errores y…

La Martha Chávez de hoy ya no es la de antes, la que está en el debate político, refutando, confrontando. ¿La suspensión le bajó las pilas?Al contrario, creo que esta batalla es tan importante como la otra porque, qué pasa. Inicialmente, cuando hemos sido gobierno, teníamos que defender al Gobierno, su legitimidad, su fortaleza. Ahora somos oposición, y yo, claro que he madurado también… Con motivo de la persecución, cuando se me cerraron todas las puertas profesionales, se me abrió una como docente, y eso quizás hace que haya cobrado una mayor importancia lo que significa enseñar a los otros o advertir a los otros cuando hay problemas.

¿No extraña estar en el debate político?Es que sí se hace debate político también.

Pero ya no se le ve en…Es que ya me vio el 28 de julio. Cuando hay esas circunstancias de debate político, sí; pero luego me he dado cuenta de que hay otros peligros mayores en el Gobierno. Creo que hay que instarle al presidente, hay que advertirle que no está haciendo las cosas que debería hacer, pero cuando hay problemas de gobernabilidad generadas hasta por su propia familia, ¿cómo puedes ser muy drástica con una persona así?

En varios casos, usted ha tenido una posición distinta a la de su bancada.En algunos, sobre todo cuando no hemos tomado acuerdo. Yo soy muy responsable, las decisiones de grupo se respetan.

Usted, a diferencia de su grupo, estuvo en contra de la censura a los ministros Lozada y Otárola…No habíamos tenido un acuerdo. Los voceros consultaron y tomaron la decisión de firmar…

Pero, aquella vez, Kenji Fujimori salió públicamente a contradecirla…Es que después recién hubo una reunión. Es más, yo, desde el exterior, fui informada de que había habido un acuerdo de bancada; entonces, dije, bueno. Pero, cuando llegué, me informaron que no. Recién la decisión se tomó en la noche, ya con mi presencia –y no digo porque yo lo pedí–, pero así es como se hace.

¿Se siente identificada, integrada con su bancada?Sí, absolutamente, y el elemento de integración ha sido Keiko. Ella participa en todas las reuniones, y eso es importante porque somos un grupo numeroso.

Pero no se percibe una bancada muy bien articulada.Puede dar esa impresión porque somos una oposición leal al país. Entonces, hay cosas que no podemos ni debemos hacer, aunque pueda convenirnos. Nosotros no podemos estar aguijoneando al señor Humala para intensificar, por ejemplo, las grietas que le pone su propia familia.

Sin embargo, otros miembros de su bancada son más incisivos que usted en ese aspecto.Por inexperiencia de repente.

Son los que tienen más figuración ahora…Pero es que eso se alienta, de repente, por los propios medios…

Eso es responsabilidad de la propia bancada.No tanto de la bancada, porque cada uno tiene su propio estilo, obviamente. Yo siempre he dicho, y estoy en esa bancada por eso también, no somos una piara de cerdos ni de borregos donde todos dicen 'beee'. Somos gente pensante, y siempre lo hemos sido.

¿El Congreso soportaría un año más con Daniel Abugattás a la cabeza?No creo. Y reitero, el señor Abugattás no me parece una mala persona, pero no es dueño de sí, es de improntus, y eso está siendo bien aprovechado por algunos. Tampoco ha tenido la fuerza ni la voluntad necesaria para romper esquemas o malas costumbres que ha encontrado de los anteriores congresos.

¿El oficialismo debe seguir presidiendo el Congreso?A mí me gusta ser coherente. Si las mayorías relativas se ponen de acuerdo, porque ahora no hay mayoría absoluta de nadie, tienen derecho (de elegir a alguien del oficialismo). Es la suma de votos, esa es la democracia. Ahora, lo que sí no me gusta es ese feminismo a ultranza…

La fórmula encabezada por la ministra Ana Jara e integrada solo por mujeres…No me gusta. Las personas que se voceaban tienen las calidades, pero el Perú está compuesto por hombres y mujeres, a mí no me gustan esos extremismos. Yo no creo que las mujeres seamos mejores porque somos mujeres, no. Las mujeres somos mejores si es que nos ganamos eso, y hay hombres que pueden ser también mejores.

¿Y Víctor Isla?No me gusta Isla porque él es el gran articulador de las finanzas que han venido de América un poco más norteña, y sé que ha tenido como socio político a un exconvicto y condenado por terrorismo de Sendero Luminoso. Ese tipo de cosas me producen inquietud. Por lo demás, no conozco que sea una persona inconveniente. Hay muchas otras personas que podrían ser, pero no quisiera mencionar nombres porque los perjudicaría.

¿García Belaunde?Víctor Andrés es una persona correcta, podemos discrepar con él, tiene experiencia política, pero ya le cortó la cabeza su propio líder coyuntural (Alejandro Toledo).

Actualmente hay muchos conflictos sociales y, tal vez por eso, el presidente ha bajado su popularidad en las encuestas…Es por su silencio, por su ausencia. Esos conflictos no había en nuestro gobierno porque el presidente era el principal conversador. Antes no había esos conflictos, ni siquiera con los cocaleros, porque ellos entendían que la política contra las drogas no era una política policial, sino de darles alternativas, desarrollo, una sustitución de cultivos adecuada…

Pero eso solo ha funcionado en San Martín.Ha terminado de consolidarse en San Martín, pero fue toda la experiencia de la década de los 90. Internacionalmente se llegó a conocer eso como la doctrina Fujimori, de corresponsabilidad de los países consumidores de drogas con los países productores.

Ese es un discurso muy parecido al que tiene, hoy, el presidente Humala.No, no porque, lamentablemente, no está llevando desarrollo a los pueblos. Es un discurso parecido, pero no lo pone en práctica.

¿El presidente Humala está bien orientado en cuanto a la forma como está afrontando los conflictos sociales?Yo creo que no. La primera forma de evitar que se generen los conflictos sociales es la presencia del Estado.

Otra vez, el mandatario habla constantemente de la necesidad de llevar la presencia del Estado a los pueblos….Habla, pero hay que hacerla, cumplir la presencia del Estado, que sea un presidente que, en lugar de estar viajando al exterior o estar sentado en su despacho, esté todos los días en distintos lugares del Perú. Eso va a obligar a las autoridades a tomar las cosas con mayor responsabilidad.

¿El problema es que el presidente está mal acompañado por sus ministros?No. Yo creo que el problema es que él ha venido disfrazado de robot y se ha dado cuenta de que tenía que venir vestido de bailarín. Él vino pintado de plateado, con toda la parafernalia marxista, extremista, y se había puesto encima su tutú, pero se dio cuenta de que no podía seguir con ese armatoste. La transformación es la de él, la del candidato monstruoso a la de un presidente viable. Estamos pagando la transformación del candidato a presidente.

Entonces, no es un problema del gabinete…De todo el conjunto. ¿Qué hace el gabinete si a la cabeza le están cantando: ¡Presidente, qué estás haciendo! Me estoy sacando las antenas. ¡Presidente, qué estás haciendo! Me estoy sacando la pintura plateada?

Algunos piden que el primer ministro se vaya…Yo creo que esas no son soluciones y, claro, los que piden eso son gente como el señor Lerner, que no sabe ni lo que es. Supuestamente es un empresario, pero se cree comunista. Un empresario comunista me parece rarísimo.

SABÍA QUE – La congresista fujimorista critica que Salomón Lerner, siendo empresario, esté juntando una pléyade de "marxistas trasnochados", y añade que, para predicar con el ejemplo, debería regalarles sus empresas.

- A Alejandro Toledo le cuestiona haber impulsado el "nefasto" proceso de descentralización, que –según dijo– ha creado una serie de "monstruitos o centralistas que tienen todo el dinero impensado", como sucede con Cajamarca y su presidente regional, Gregorio Santos.

FRASES

- "La responsabilidad de que no se nombre hasta ahora a los directores del BCR es de Gana Perú y de sus satélites, porque ellos, juntos, ya tienen más de 66 votos; pero ni entre ellos se ponen de acuerdo".

- Si a Javier Diez Canseco le hubieran dado la 'megacomisión' que investiga a Alan García, a lo mejor no se iba de Gana Perú".

- "Se han recuperado algunas taras de los Congresos anteriores al CCD. Por ejemplo, uno tiene que estar pendiente en el Pleno de que no le metan un proyecto sin dictamen, y la exoneración de la segunda votación se ha convertido en el vicio permanentemente".

- "Yo creo que sí (se necesita hacer una auditoría en el Congreso), de los últimos diez o doce años. Hay gente que ha tenido actitudes que pueden no ser delictivas, pero por lo menos han propiciado un exceso de poder (…) El Congreso tiene la sartén por el mango en el caso de su presupuesto, pero eso no significa que tenga impunidad para malgastar los dineros de todos los peruanos".