notitle
notitle

Eduardo Ferreyros,Al.Mercadoeferreyros@peru21.com

En noviembre de 2003, se vio que era imposible llegar a acuerdos. Ese mismo día, cuando "cayó" el ALCA, en un salón aparte, los ministros de Comercio de Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia y Robert Zoellick, el representante comercial de EE.UU., anunciaban el inicio de las negociaciones para un TLC. Después de 18 años, en la VI Cumbre de las Américas, la integración comercial no tuvo ninguna presencia en la agenda. "Cuba", "Las Malvinas", "la Lucha contra las drogas", fueron los temas centrales que no tuvieron consenso. Resultado: una Cumbre sin Declaración Presidencial. El Perú perdió la oportunidad de liderar una nueva iniciativa que impulse la integración comercial en el continente, iniciando (o reiniciando) un proceso, sin necesidad de que participen en lo inmediato todos los países, pero dejándoles la puerta abierta para que se vayan incorporando. Incluida Cuba (¿de qué ha servido el embargo?) Ya habrá otras oportunidades.