notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Si uno decide no formar parte, los acreedores internacionales harán lo posible para atemorizar sobre las consecuencias, y eso no es verdad. Los mercados financieros tienen efecto negativo sobre la capacidad de los países para manejar su política. Reducir esa dependencia amplía la soberanía económica".

Inflación: "No es un problema en sí misma, relevantes son sus consecuencias sobre crecimiento, distribución de ingreso y pobreza. La paranoia con la inflación no se justifica: en Europa y en EE.UU. era baja. Miraron los precios e ignoraron la burbuja financiera. No hay cifras precisas, pero la inflación muy alta sí es un problema. Si dicen que es el impuesto más cruel, sospechemos: el sector financiero nunca se preocupa por los pobres; si habla de ellos, algo busca. La inflación es un síntoma y hay que entender su origen".

Rol del Estado: "No hay regla que diga cuánto debe intervenir el Estado. La pregunta no es si deben intervenir o no, los gobiernos siempre intervienen en la economía. Los mercados no existen por sí solos, siempre existen en un contexto de reglas, leyes, regulaciones y políticas públicamente creadas. En EE.UU., la decisión de no hacer nada con los activos financieros derivados fue una decisión para permitir que esos activos crezcan, lo que nos llevó a rescatar a AIG con un costo de US$150 mil millones".