Foto: David Vexelman.
Foto: David Vexelman.

Pelo Madueño,MúsicoAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Plelo Madueño es un músico talentoso que también ha sabido actuar: estuvo en el Pataclaun teatral y su personaje se robó la película Ciudad de M. Hoy pone en las discotiendas Nivel Nacional, su nuevo disco que, oh sorpresa, está dedicado a Olenka Zimmermann, la bellísima conductora con la que sale.

¿Te gusta Lima?Tanto como a Chabuca (ríe). La Lima de Chabuca me encanta, la Lima de los recovecos, la Lima antigua, la Lima costera; me gusta el movimiento de los barrios. Quizás me guste una Lima imaginaria.

¿Te gusta la gente de Lima?Tres o cuatro personas (ríe). Me fui de Lima y he regresado porque es la única ciudad a la que me permiten entrar (risas).

Por lo que dices en Valet Parking, una canción de tu nuevo disco, pareciera que no te gustó lo que encontraste…Me fui porque estaba cansado de la política y la corrupción, de las limitaciones creativas y culturales que tenemos. Muchas cosas siguen igual y hasta se han sofisticado. Vivimos en una época de espectáculo, donde lo negativo se vuelve disfrute popular.

Nivel Nacional es un disco político…Mis discos reflejan lo que vivo cuando los creo. Nivel Nacional es un disco de mi nueva experiencia en Lima, tiene música fresca pero, cuando uno escribe las letras, se da cuenta de que el ego, la vanidad, el discurso propio quedan desplazadas por la realidad. Por eso, este disco habla de las cosas que veo y de las cosas que quiero que cambien.

En Nivel Nacional criticas al pseudoartista…Para mí, el arte y el espectáculo son dos cosas distintas. Vivimos un 90% de espectáculo y un 10% de arte. El problema está en que los medios han generado una dinámica de inmediatez que quita información y orientación, sobre todo a la gente nueva. Los espacios donde vive el arte son cada vez más reducidos y la media vive en el espectáculo, donde los valores artísticos desaparecen y son reemplazados por valores oportunistas, de figurettismo y de vedetismo. A los 15 años viví esto en Lima y sentí que no era para mí, que no encajaba, pero hoy es peor, y me jode pensar que la involución es inminente.

Pero también transitas por el mundo del espectáculo…¡Yo soy un espectáculo, loco! (risas). Hay huevones que creen que porque uno hace una canción ya es igual al figuretti que sale a bailar un sábado por la noche en la tele. No es así, no todos somos iguales.Has salido en el programa de Magaly…Pero no he ido al programa.

Tienes un romance mediático…Mediático, no; yo tengo un romance normal. Si lo convirtieron en mediático es porque les gustará. Pueden hacer lo que les dé la gana, pero nosotros (se refiere a Olenka Zimmermann) no damos pie al chisme. Por ejemplo, nunca hemos ido juntos a un programa de tele a hablar de nosotros… ni lo haremos. Además, no estamos juntos, estamos negociando. Pero yo ya dije sí (risas).

Te han hecho hasta un ampay…Ya era hora, se han demorado (risas).

Hubo declaraciones fuertes después del ampay…Yo no dije una sola palabra. No gastaría un segundo en eso. Primero, porque si lo haces, la cagaste. Segundo, porque lo que piense la gente me vale dos pepinos.

Olenka sí declaró. ¿Sé equivocó?No, ella hizo lo que le pareció correcto.

¿Te gusta su programa?Me divierte, es un National Geographic interesante (risas). Sus reportajes son curiosos, simpáticos; llenos de folclor y de la detonación chicha, de su pirotecnia y ruido. Yo he dado toda la vuelta, después de quitarme todos los lastres, me he quedado con lo más útil: una ética y una conciencia que me hace decir "hoy voy a hacer un disco para el Perú donde voy a decir las cosas que pienso, y quiero que la gente que sienta y piense como yo, lo escuche".

¿Sigues teniendo un estilo de vida rock'n'roll?El rock tiene una postura contestataria, pero hay una gran distancia entre lo que la gente cree y lo que realmente uno hace. Soy un rockero disciplinado. Un artista no llegará a ningún lado si no tiene una estructura empresarial detrás. Para ser rockero en el Perú hay que tener bastantes huevos, cosas que decir o un mánager de puta madre: yo tengo las tres cosas (ríe).

Muchos creen que Pelo es como tu personaje en Ciudad de M…Ponme una cámara, trae al director, págame y tendrás al personaje (risas). Cuando me han llamado para hacer personajes violentos, radicales, les he dicho que no, quiero hacer otros personajes, pero nadie me hace caso, no me llaman. Jódanse.

AUTOFICHA

- Soy un rockero disciplinado. Para ser rockero en el Perú hay que tener bastantes huevos, cosas que decir o un mánager de puta madre: yo tengo las tres cosas (ríe).

- Estuve dos años en Mayumaná, gran grupo de percusión. Fue un trabajo intenso, con un ejercicio físico casi militar.

- Hay huevones que creen que porque uno hace una canción ya es igual al figuretti que sale a bailar un sábado por la noche en la tele. No es así, no todos somos iguales.