notitle
notitle

Lucía de Althaus, Opina.21En el verano la pregunta de siempre es: ¿vacaciones útiles o los dejamos descansar? Yo pensaría que las dos opciones pueden convivir. Cuando hablamos de vacaciones útiles nos referimos a inscribir a nuestros hijos en clases diversas, que van desde las deportivas hasta las culturales o artísticas, en donde el chico sienta que aprende algo, desarrolla una capacidad latente o profundiza en aquello que realmente le gusta. En ese sentido, la elección de estas clases debe ser conversada con ellos.

De otro lado, el descanso y/o el ocio son necesarios también. No solo porque vienen de un año escolar exigente, sino porque exponerse por cierto tiempo al aburrimiento puede desarrollar su creatividad. Si ellos tienen todo el día estructurado por un adulto, no los dejamos inventar un juego o un entretenimiento. Si no les damos tareas específicas, después de quejarse diciendo "¡estoy aburrido!", intentarán salir de ello, utilizando su creatividad. Entonces, combinar clases con ocio este verano podría ser la mejor opción.