Huaicos arrasaron con decenas de viviendas hechas de material noble. (Luis Gonzales)
Huaicos arrasaron con decenas de viviendas hechas de material noble. (Luis Gonzales)

Los ocho devastadores huaicos que la tarde del último jueves cayeron en los distritos de Chosica y Chaclacayo lo destruyeron casi todo y los pobladores claman ayuda.

Perú21 hizo un recorrido por la zona y observó que los asentamientos humanos Pablo Patrón, Santo Domingo, Mariscal Castilla, San Juan de Bellavista, Moyopampa y Pedregal están en ruinas.

Las terribles imágenes lo grafican todo: dos casas y más de 15 autos sepultados bajo toneladas de piedras y lodo. Además, las calles quedaron inaccesibles y no había luz ni agua. "He perdido todo, incluidos mis dos vehículos, que eran mi única fuente de trabajo. Lo peor es que no había terminado de pagarlos. Estoy desesperado. No sé qué hacer", narró el poblador Mario Arenas. Pero, así como sobran los dramas, también hay historias esperanzadoras, como la de Emilia Torres, quien salvó a una joven madre y a su bebé, que estaban a punto de ser enterrados por un huaico.

ESTADÍSTICASegún un informe del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), en toda la zona en la que ocurrió el desastre natural hay 274 casas muy afectadas, mientras que otras 170 están totalmente destruidas e inhabitables. Igualmente, el colegio de primaria número 0072 está inundado, por lo que los menores no podrán asistir a clases.

Las autoridades, de otro lado, confirmaron el deceso de la señora Leonor Julca Yucra (35). También hay 24 heridos, al menos 500 personas afectadas y más de 500 damnificados.

AYUDAEl Indeci envió 15 toneladas de ayuda humanitaria –entre agua, alimentos no perecibles y ropa en buen estado– para que sean repartidas en el sector devastado. Los pobladores, sin embargo, piden que las autoridades lleven maquinaria pesada para poder retirar las rocas que impiden el ingreso a sus casas. También exigen al alcalde de Chosica, Luis Bueno, que coloque diques de contención en las calles.

SABÍA QUE

- Más de 200 personas fueron atendidas en ambulancias, carpas y centros de salud.

- La Policía movilizó a mil agentes a la zona del desastre para resguardar la seguridad de las personas, así como para dirigir el tránsito, que se paralizó durante varias horas.

- También ayudaron a sacar del lodo las pertenencias de las familias afectadas.