La Policía hará intervenciones en los barrios populares para combatir a la delincuencia. (Luis Gonzales)
La Policía hará intervenciones en los barrios populares para combatir a la delincuencia. (Luis Gonzales)

La alegría no debe mezclarse con la violencia. Por eso, hasta ocho años de cárcel recibirá aquel delincuente que, escudándose en los carnavales, cometa cualquier crimen o asalto.

Para evitar desmanes, la Policía dispondrá –a partir de mañana– que 10 mil agentes patrullen las calles de nuestra capital, especialmente los domingos.El director de la Región Policial de Lima, general Aldo Miranda Soria, manifestó que las fuerzas del orden estarán más atentas en los sectores de Barrios Altos, La Victoria, Breña, Rímac, Los Olivos, San Martín de Porres, San Juan de Lurigancho, Villa El Salvador y Los Olivos.

Además, explicó que en los carnavales algunos delincuentes aprovechan para robar a pasajeros de buses. ¿Cómo así? Supuestamente están jugando carnavales en una esquina y empiezan a tirar una pelota o globos con agua. Incluso, uno de ellos se tira al suelo. Así, detienen un vehículo y aprovechan para subir a este y robar a su paso.

La autoridad explicó que este tipo de crímenes es calificado como robo agravado y, por ello, el infractor puede merecer de dos hasta ocho años de cárcel efectiva.

Carlos Aguilar Reyes, jefe del Escuadrón de Emergencias, por su parte, manifestó que entre los 10 mil policías que estarán a disposición de los limeños, 1,200 son de su despacho.

Ellos, dijo, se moverán en algunas calles de Lima, como los jirones Maynas (Barrios Altos) y Aguarico (Breña), así como por la avenida Francisco Pizarro (Rímac). Al respecto, el comisario de Barrios Altos, Jorge Luis Cayas Medina, recordó que en en su jurisdicción, en febrero del año 2011, hubo 25 quejas por robos menores, como sustracción de carteras, celulares y otras pertenencias de los vecinos.

RECORDATORIO

El año pasado, dos jóvenes identificadas como N. R. M. (16) y Araceli Villafana Rodríguez (18) fallecieron en Los Olivos cuando huían de un grupo de maleantes que pretendía mojarlas y robarles.

Por tratar de escapar de ellos, fueron atropelladas por un bus de transporte urbano en el cruce de la calle Pariahuanca con la avenida Las Palmeras. Según los vecinos, los sujetos eran barristas de Universitario de Deportes.