ARREMETEN. Coa y De la Torre se enfrentan al primer ministro. (Martín Pauca)
ARREMETEN. Coa y De la Torre se enfrentan al primer ministro. (Martín Pauca)

Aunque Rubén Coa, Verónika Mendoza y Hernán de la Torre llegaron al Congreso con la camiseta de Gana Perú, no es difícil comprender la posición confrontacional que ahora tienen frente a su propio gobierno debido a sus acciones.

El primero de ellos, natural de Espinar –quien, además, tiene una investigación en curso en la Comisión de Ética por protagonizar un escándalo en una discoteca–, no ha tenido reparos en subirse a un estrado para azuzar las protestas contra la minera Xstrata Tintaya.

Verónika Mendoza, según lo ha señalado la periodista Cecilia Valenzuela, en complicidad con el alcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca, habría usado un estudio ambiental, elaborado en un área de influencia distinta a Xstrata Tintaya, para enardecer a la población diciendo que las aguas estaban contaminadas.

La congresista Mendoza negó tal afirmación y dijo que la mejor prueba de ello es que los informes son posteriores a las denuncias de contaminación que la misma población ha hecho.

Hernán de la Torre fue alcalde de la provincia de La Convención, pero también ocupó la Secretaría General del Sutep-La Convención entre 1994 y 1996, y apoyó las protestas por el gas de Camisea, el asfaltado de carreteras y las demandas magisteriales.