notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Es decir que inundarán los mercados con dinero. ¿Qué hacen los inversores? Rousseff responde: "Toman préstamos a tasas bajísimas –en algunos casos hasta negativas– en los países europeos y corren a Brasil para aprovechar lo que los especialistas denominan arbitraje que, a grosso modo, es la diferencia entre las tasas de interés de allí y de aquí. Brasil –afirma la presidenta– no puede permanecer paralizado ante eso. Tenemos que actuar defendiéndonos, cosa bastante distinta del proteccionismo". Asimismo agregó: "La defensa no consistirá en cerrar la economía ni en rechazar inversiones productivas, sino en ponerle barreras al movimiento de capitales especulativos". Recordó Dilma también lo que le dijo a Merkel: "No queremos el dinero de los países ricos". Cuando Merkel repuso que los países emergentes tenían responsabilidad como consumidores para que no se cayera la economía europea, Dilma replicó que si empresas alemanas con tecnología de punta se instalan en Brasil, serán tratadas con las ventajas equivalentes a una empresa nacional brasileña en créditos y estímulos.

Rousseff se reunirá luego con el BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica). Discutirán la creación de un banco como alternativa al FMI y al Banco Mundial. Si prospera y el nuevo banco funciona en tres años –con las cifras estimadas–, toda Sudamérica se vería fortalecida con una perspectiva de desarrollo menos expuesta a las crisis.