notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Habla "del fracaso de los mercados, del fracaso de los sistemas políticos que no corrigen los excesos de los mercados y de los injustos sistemas económicos y políticos". El actual sistema multiplica y mantiene los fracasos y esto conduce a un agravamiento de las desigualdades. Lo que muchos ignoran es que las desigualdades cuestan muy caro, porque contribuyen directamente al "deterioro de la economía". A esos desvíos Stiglitz les llama "subversión de la democracia".

Se esfuerza en demostrar que la desigualdad provoca un círculo vicioso generando inestabilidad y cree que el actual sistema económico ha llegado a su fin.

Su afirmación parte de la situación de EE.UU., en donde –desde hace dos décadas– el poder adquisitivo de las clases medias ha venido disminuyendo. EE.UU. tiene "el problema del 1%", una clase media presionada debido a que las desigualdades en los ingresos se han agravado y las ganancias de la recuperación "se le han esfumado"; "el 93% de los ingresos suplementarios creados en 2010 han sido acaparados por el 1% de la población de clase alta". De modo que en los últimos treinta años EE.UU. se ha convertido en un país dividido: la clase alta progresó rápidamente y el país retrocedió. Los salarios bajos aumentaron en 30 años 15%, mientras que los del 1% del nivel superior aumentaron un 150%.