JUEGO FATAL. Radiografía muestra los daños que sufrió el menor. (Rafael Cornejo)
JUEGO FATAL. Radiografía muestra los daños que sufrió el menor. (Rafael Cornejo)

A menos de un mes de Navidad, un niño de ocho años se convirtió en la primera víctima de los peligrosos pirotécnicos en Lima. El menor perdió dos dedos de la mano izquierda y su vista resultó seriamente dañada al manipular uno de estos artefactos cerca de su casa, en El Agustino.

El accidente ocurrió la noche del domingo en la puerta de un local ubicado frente al cementerio 'Padre Eterno'. Ahí, el pequeño, de iniciales J.O.G., comenzó a jugar con pirotécnicos.

De pronto el artefacto explotó, lo que hizo que el niño perdiera el conocimiento. De inmediato fue trasladado al hospital Hipólito Unanue.

"El paciente llegó en estado crítico al sufrir serias lesiones en su mano izquierda. Tuvimos que someterlo a una operación, en la que se le amputó el dedo índice. Asimismo, su dedo anular fue extraído parcialmente, mientras que el medio se encuentra en observación", señaló el doctor Martín Cabrera, jefe de Traumatología del nosocomio.

Además, refirió que el menor sufrió quemaduras en la mano, por lo que necesitará una cirugía posterior.

DATOS

- El menor también presenta lesiones en el ojo izquierdo. Los médicos informaron que será sometido a evaluaciones oftalmológicas.