Dice que escuchará a indígenas. (Alberto Orbegoso)
Dice que escuchará a indígenas. (Alberto Orbegoso)

Se defiende. Después de presentarse ante la asamblea de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), en Ginebra, Suiza, el presidente Ollanta Humala negó cualquier intención de su Gobierno de criminalizar las protestas sociales.

"Se está defendiendo el Estado de derecho", aseguró en alusión al caso del alcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca, quien fue detenido por su participación en las violentas protestas antimineras en dicha provincia cusqueña.

Ante los corresponsales de agencias internacionales, insistió en el peligro que representa la minería ilegal, que –dijo– es un fenómeno regional.

Previamente, en la OIT, el mandatario prometió que las comunidades indígenas y campesinas se convertirán en "aliados estratégicos" del Estado y reiteró su disposición a escuchar la voz de esas comunidades.

En otro momento, indicó que el narcotráfico es una seria amenaza al mundo y demandó una lucha conjunta.