notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Según los especialistas, hablar sobre uno mismo es "intrínsecamente gratificante", por lo que los seres humanos dedican "del 30 al 40% de sus conversaciones" a este tópico y en las redes sociales, como vemos, el mismo se eleva considerablemente.

Los temas son los de siempre: los éxitos, fracasos, amores frustrados, proyectos. El escritor Oscar Wilde decía que los dramas humanos se limitan a un número insignificante de posibilidades que siempre son las mismas.

La propuesta de investigación de Harvard es averiguar por qué las personas divulgan información acerca de sí mismas en las conversaciones, por Internet, con conocidos o desconocidos, "con quien quiera que les escuche". La respuesta es que "la oportunidad de compartir la información sobre sí mismos activa las áreas del cerebro previamente identificadas con la gratificación". "El hablar de ti mismo te hace sentir bien. Nos gusta pensar acerca de nosotros mismos, nos gusta compartir información sobre nosotros mismos. Y también sabemos que el no compartir la información, especialmente la emocional, puede tener efectos negativos para la salud". Si duda de esta afirmación, escuche con máxima atención e interés real a alguien que necesite expresarse y verá no solo cómo el vínculo con esa persona se afianza, sino cómo ella logra, gracias al oído que usted le presta, clarificar la respuesta a los problemas que relata.