CON AGENDA PROPIA. Heredia fue recibida por Rousseff. No se vio a la ministra de Inclusión Social, Carolina Trivelli. (Difusión)
CON AGENDA PROPIA. Heredia fue recibida por Rousseff. No se vio a la ministra de Inclusión Social, Carolina Trivelli. (Difusión)

Vuela alto. Pese a que no tiene cargo oficial, y en momentos en que su injerencia en los asuntos del Gobierno es motivo de polémica y discusión en el país, la primera dama Nadine Heredia viajó a Brasil en el avión presidencial encabezando una delegación oficial de 26 personas. Ayer fue recibida por la mandataria brasileña, Dilma Rousseff.

Según una nota de prensa de Palacio de Gobierno del miércoles por la noche, Heredia viajó atendiendo una invitación de la gobernante brasileña. La delegación oficial, cuyo permiso fue de 48 horas –que vence hoy–, está integrada por la ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli, y por los viceministros de Educación, Fernando Bolaños, y de la Mujer, Marcela Huaita, además de otros 12 funcionarios de diversas de dependencias, más 11 tripulantes del avión.

El diario oficial El Peruano publicó ayer una 'Edición extraordinaria' de las normas legales que autorizan el viaje de los funcionarios. Sin embargo, no se menciona para nada a la primera dama.

GANAR EXPERIENCIAHeredia, según la nota de Palacio, viajó como parte de sus labores del movimiento internacional para el fomento de la nutrición, promovido por la ONU, y como Embajadora de la FAO para el Año Internacional de la Quinua. Añaden que tanto la primera dama como la titular de Inclusión Social compartirán experiencias en políticas sociales con funcionarios de Brasil. Durante su estadía, Heredia se entrevistará con autoridades de los ministerios de Desarrollo Social y Combate al Hambre y de Políticas para la Mujer, entre otros funcionarios.

Trascendió que, en la cita que tuvo con Rousseff, la primera dama le entregó un mensaje de su esposo Ollanta Humala, en el que este le reitera su invitación para que asista a las cumbres de América del Sur-Países Árabes (Aspa) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se celebrarán en Lima este año.

EXPLICACIONESSin embargo, el viaje de Heredia motivó diversas reacciones entre parlamentarios de diversas tiendas políticas, quienes advirtieron que la primera dama asume prerrogativas que no le corresponden y hace uso de bienes públicos, motivo por el cual le solicitarán explicaciones al primer ministro, Juan Jiménez Mayor.

"El avión presidencial es para el uso del presidente, no de la primera dama, que no tiene ningún cargo dentro de la estructura del Estado, no tiene remuneración y, menos, puede generar gastos", expresó a Perú21 Carlos Bruce, de Concertación Parlamentaria.

El legislador consideró que este caso ya no se trataría solo de un exceso sino, aparentemente, de un hecho ilegal.

Bruce resaltó la labor de apoyo que cumple Heredia al lado de su esposo, pero calificó de "grave error" que empiece a disponer de activos del Estado para su uso. "Eso es otra cosa, ahí creo que se está excediendo. La imagen positiva que ha generado se puede ver afectada por estos excesos", añadió.

Similar crítica emitió Víctor Andrés García Belaunde (AP-FA). "Ese viaje es un uso indebido del poder. La primera dama no tiene cargo público, ella no tiene ninguna facultad o atribución para usar los bienes del Estado. En todo caso, la persona que asume ese cargo es la ministra. El avión presidencial no está hecho para el uso de los ministros, es solo para el presidente o para viajes urgentes de auxilio o de socorro", enfatizó.

"Un viaje de esa naturaleza se podría configurar como un delito de peculado de uso. Los embajadores no viajan en el avión presidencial y, menos, con una comitiva de 26 personas. Hacerlo presidiendo una delegación oficial es un despropósito", remarcó.

En tanto, desde Washington, el canciller Rafael Roncagliolo trató de minimizar el incidente al señalar que el viaje de Heredia no ha generado ningún gasto al Tesoro y que su hospedaje en Brasil correría por cuenta de este gobierno. Refirió que el avión presidencial también es para el uso de los ministros de Estado.