Fábregas festeja con Messi y Busquets. (Reuters)
Fábregas festeja con Messi y Busquets. (Reuters)

Lo tiene de hijo. Barcelona venció ayer 3-1 al Real Madrid y rompió una racha de 15 victorias consecutivas del equipo de José Mourinho, que sigue sin ganarle a Josep Guardiola en siete duelos por la liga.

Y eso que Karim Benzema, tras un error de Valdés, puso arriba al Madrid a los 22 segundos con el gol más rápido en la historia del clásico.

El Madrid salió a presionar arriba y cortó el circuito de juego de un 'Barza' impreciso, aunque Lionel Messi casi empata con un remate que sacó Iker Casillas. Pero el 2-0 estuvo en los pies de Cristiano Ronaldo, que no pudo aprovechar un gran servicio de Benzema y la mandó a la tribuna.

Ese error marcó un punto de inflexión, pues Pep reaccionó adelantando al lateral Dani Alves y el 'Barza' igualó a los 29': Messi le puso un pase magistral al chileno Alexis Sánchez, quien picó a la espalda de Coentrao y venció a Casillas.

El 2-1 salió del pie derecho de Xavi a los 52', con una volea que se desvió en Marcelo y descolocó a Casillas. Doce minutos después, 'CR7' volvió a fallar y cabeceó afuera cuando estaba solo. El 'Barza' no perdonó y definió tras un centro de Alves que Fábregas convirtió de cabeza a los 65'.

"Cristiano no acostumbra a fallar ocasiones como la que pudo ser el 2-0. Y el segundo gol del 'Barza' es pura suerte", dijo 'Mou' tras el duelo.

Lo cierto es que el Madrid no le gana al 'Barza' desde el 7 de mayo de 2008 (4-1 en el Bernabéu). Y ayer perdió la opción de alejarse a seis puntos con un partido menos.

Con esta victoria, los azulgramas sumaron 37 puntos y alcanzaron a los dirigidos por Mourinho en el primer lugar de la tabla, pero el cuadro catalán es puntero por mejor diferencia de gol, aunque tiene un partido más que los 'blancos'.