Se mantiene viva su imagen. (AP)
Se mantiene viva su imagen. (AP)

Al conmemorarse hoy un aniversario de la muerte de Amy Winehouse, el barrio londinense de Camden Town mantiene el recuerdo de la cantante británica. Su imagen es omnipresente ya sea en las tiendas, los bares que ella frecuentaba o, incluso, en el aspecto físico de muchos de sus fans que imitan su inconfundible estilo.

Delante de su antigua casa, donde murió tras una larga trayectoria de adicción a los estupefacientes y al alcohol, siguen apareciendo velas, cartas y flores. La estación de metro de Camden Town ha lucido un afiche con el retrato de Winehouse. Además, el padre de Amy, Mitch Winehouse, publicó un libro sobre su hija y Camden tendrá una estatua de bronce en honor de la intérprete de Rehab.