notitle
notitle

Fritz Du Bois, La opinión del directordirector@peru21.com

En realidad, son contados los casos de normas que tienen tan marcado el nombre del beneficiario. Sin duda, se trata de la ley más mercantilista que el Parlamento haya pasado en muchos años.

Incluso, el grupo en cuestión –de acuerdo con estimados– se habría beneficiado con cientos de millones de soles durante los años que ha venido administrando empresas azucareras sin pagar por ellas gracias al inusual manto de protección patrimonial contra acreedores que el Congreso le ha otorgado.

Más aún, en su momento fue motivo de sospecha el que fuera la única ley –en seis años de convivencia congresal– por la cual abogaron, de la mano, las bancadas de Humala y del Apra. Lo cual confirmaba la amplia y diversificada 'llegada' que tenían quienes recibieron ese regalo millonario.

Ahora, luego de algunos meses empiezan a aparecer extrañas coincidencias que relacionan a los promotores de la ley con los beneficiados. Así tenemos que, durante meses, Marisol Espinoza fue, desde la Comisión Agraria, quien lideró la carga nacionalista a favor de su aprobación. De hecho, como ha quedado consignado en el cuaderno de debates, fue muy insistente y apasionada en su posición.

Por ello, llama la atención que, a los pocos días de su promulgación, su hermano haya ingresado a trabajar en el grupo empresarial agraciado. Más extraño aún, el que haya 'desaparecido' de la planilla formal ni bien explotó el 'affaire' Chehade, como si lo estuvieran ocultando.

Por otro lado, estamos seguros de que en la maquinaria oficialista –tanto en el Parlamento como en algunos medios– argumentarán que se trata de una casualidad. Pero ni ellos podrán negar que esto huele mal y que debe ser investigado.