Red operó entre 2009 y 2010. (Bloomberg)
Red operó entre 2009 y 2010. (Bloomberg)

PEKÍN (DPA).– Una mujer china fue sentenciada a morir por haber traficado con 223 bebés, según informó la agencia oficial china Xinhua.

Jiang Kaizhi, de 51 años, lideraba una red de comercio de niños que, según la sentencia, secuestró en 2009 y en 2010 a recién nacidos en la provincia suroccidental de Yunnan y los llevó a la provincia central de Henan para venderlos.

El tribunal en la ciudad de Qujing condenó también a penas de cárcel a los 35 cómplices de la mujer.

Los comerciantes de niños recibían por un recién nacido varón unos 30 mil yuanes (unos 4,739 dólares), mientras que en el caso de las mujeres eran unos 20 mil yuanes (unos 3,159 dólares).

En la China rural suele preferirse tener hijos varones ya que, según la tradición china, son los que luego abastecen a la familia cuando son adultos.

Las penas de los demás miembros de esta banda oscilan entre tres años de prisión y cadena perpetua.