Protestas contra el Gobierno desalientan las inversiones y la generación de empleo. (Reuters)
Protestas contra el Gobierno desalientan las inversiones y la generación de empleo. (Reuters)

El presidente boliviano, Evo Morales, cumplirá mañana su sexto año en el poder, marcado por el desplome más fuerte de su popularidad y con una serie de conflictos sociales que se agudizaron el año pasado.

Un sondeo de la empresa Ipsos indicaba que el respaldo al gobernante se desplomó hasta un 35%, el índice más bajo hasta ahora. El estudio fue hecho en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, donde vive un 60% de los 10 millones de bolivianos. Esta situación contrasta con el 64% de los votos que tuvo en las elecciones de 2009.

El mayor golpe a la popularidad de Morales se produjo en el último semestre de 2011, con la protesta de indígenas amazónicos contra la construcción de una carretera en una reserva ecológica.

CONFLICTOS SOCIALESEn tanto, el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) informó que, durante el año pasado, Bolivia tuvo un promedio de 2.4 conflictos sociales cada día, siendo el nivel más alto desde 1970.

El estudio –hecho en base a publicaciones de diarios bolivianos– estableció 884 conflictos sociales en 2011, superando los promedios registrados en los periodos 1982-1985, del gobierno de izquierdista Hernán Siles Zuazo, y 2003-2005, del centrista Carlos Mesa.

"La gente empieza a cansarse de las marchas y de los bloqueos, y las fuerzas del orden son fácilmente rebasadas. Además, aumentan los costos de las actividades económicas y se desalientan nuevas inversiones, lo que, a su vez, puede afectar la economía alentando nuevas protestas", destaca el estudio.

TENGA EN CUENTAEvo Morales dará mañana un informe de su sexto año de gestión ante el Congreso. Luego habrá un festejo popular en la ciudad de La Paz, que costará unos 50,000 dólares.

Trascendió que Morales realizará un cambio en su equipo de 20 ministros. Además, se espera anuncios sobre economía y política social.

El segundo mandato constitucional –de cinco años– del presidente boliviano concluirá el 22 de enero de 2015.