notitle
notitle

Carmen González,Opina.21c.gonzalez@ceprovi.org

¿Acaso usted no se preocupa por la salud, la seguridad y la educación de sus hijos? ¿Por qué el Ministerio de Economía y Finanzas, periódicamente, hace tanta resistencia para dar aumentos a los médicos, maestros y policías? Y siempre lo mismo: primero dicen que no hay plata y, después, vienen las huelgas; los pacientes se quedan sin curarse y los escolares sin clases. Luego, los amenazan con los descuentos, lo que es aprovechado por los grupos políticos. Finalmente, incrementan en algo la planilla, ofreciendo otros aumentos para más adelante. Más tarde no cumplen con lo ofrecido y, entonces, se inicia otra huelga por eso y por el nuevo costo de vida y ¿así por siempre jamás? Eso es lo manifiesto.

Lo oculto es que esos maestros y esos médicos a los que les niegan los aumentos son los que atienden a los más pobres del país. Los demás tenemos para seguros privados y para colegios particulares. Los policías proceden de sectores populares y cuidan a los que no podemos pagar nuestra seguridad propia. También se resisten a aumentarles a ellos. Por eso, se necesitan ministros de Economía con humanidad y sensibilidad, a los que les dé insomnio la pobreza. Técnicos puros ¿para qué?

(*) Ximena Castro, psicoterapeuta psicoanalítica.