PROTESTA MASIVA. Cientos de pobladores llegaron a la Plaza de Armas desde las zonas más alejadas. (Samuel Vilca/USI)
PROTESTA MASIVA. Cientos de pobladores llegaron a la Plaza de Armas desde las zonas más alejadas. (Samuel Vilca/USI)

Más de 20 mil personas procedentes de los centros mineros de La Rinconada, Lunar de Oro, Limbani y Phara tomaron ayer la Plaza de Armas de Puno para exigir a las autoridades la libre comercialización de oro, así como la ejecución de carreteras.

Debido al gran número de manifestantes, se interrumpió el tránsito vehicular y la atención en algunas instituciones públicas y privadas. Por el temor de que pudieran ocurrir desmanes, la Policía acordonó las sedes del gobierno regional y del municipio de Puno, al igual que otras entidades.

Durante las marchas, los mineros le reclamaron una serie de obras al presidente regional Mauricio Rodríguez. Aunque este anunció en la plaza la construcción de un minihospital en la mina La Rinconada y de una carretera asfaltada a la zona, recibió abucheos y fue agredido con piedras, frutas y botellas cuando expresó que viajaría a Lima para coordinar los temas de la formalización y la libre comercialización del oro. Las piedras y otros objetos también alcanzaron al gobernador puneño René Calsín Ancco.

Ante el hecho, la Policía tuvo que resguardar a las autoridades y las trasladó a la comisaría más cercana.

TENGA EN CUENTA

- El dirigente Víctor Mejía Chambi advirtió que si no se atienden sus reclamos, adoptarán medidas más radicales.

- Pese a las agresiones recibidas, el presidente regional aseguró que canalizará las demandas de los manifestantes.