Botaron a Touré por incapaz. (Reuters)
Botaron a Touré por incapaz. (Reuters)

BAMAKO (EFE).– A menos de un mes para que concluyera su mandato constitucional, el presidente Amadou Toumani Touré fue derrocado por un golpe de Estado liderado por un grupo de militares que consideran que el mandatario es incapaz de solucionar la crisis del norte del país africano.

Asimismo, lo culparon de no haber dotado al Ejército de los recursos necesarios para hacer frente a la rebelión secesionista tuareg ni a las bandas vinculadas a Al Qaeda.

La revuelta de los uniformados dejó al menos 50 muertos y, luego, una junta militar tomó las riendas del poder, anunciando la suspensión de la Constitución y de todas las instituciones del país, la destitución del Gobierno y el establecimiento del toque de queda. También decidió cerrar las fronteras y el espacio aéreo de Mali, al menos hasta el próximo martes.