notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21quererteatiperu21@gmail.com

Mi mamá, por ejemplo, me ha enseñado muchas cosas, pero las que más valoro en esta etapa, en la que estoy criando a mis propias hijas, son el valor de la libertad y la tranquilidad con la que toma las situaciones difíciles de la vida. Ella nos crió –a mi hermana y a mí– respetando lo que éramos, qué nos gustaba y quiénes queríamos ser. Ella, a su vez, es libre y es quien ella ha elegido ser. Todo este respeto hacia lo más esencial de uno mismo, ha venido acompañado siempre de calma y positivismo frente a las dificultades que se presentan, mostrándonos siempre lo bueno que hay, inclusive en la adversidad.

Yo quisiera criar a mis hijas con estas mismas cualidades pues, a pesar de los obstáculos y dolores que hayamos vivido, somos mujeres que creemos en nosotras y en nuestra creatividad para salir adelante. ¡Feliz día mamá!