notitle
notitle

quererteatiperu21@gmail.com

Esta pregunta que pareciera carecer de sentido es casi una afirmación. Los padres hoy tenemos la angustiosa sensación de que los niños ingresan cada vez más rápido a la adolescencia. Nuestros "bebés" que todavía jugaban a las muñecas y a los superhéroes, de pronto quieren vestirse como adultos, quieren tener su propia cuenta de Facebook y escuchar a Justin Bieber. La razón de este apresuramiento debe radicar en el mundo sobre-estimulado en el que van creciendo desde bebés. Las clases de estimulación temprana para que hablen y caminen más rápido, el ingreso a los nidos casi de bebés, las postulaciones a los colegios, en donde se les "adiestra" para que logren habilidades adelantadas a su desarrollo normal, el sometimiento a los medios y la publicidad, bombardeando estereotipos de belleza y comportamiento adulto en medio de programas supuestamente infantiles, etc. Todo esto tiene que estar creando una nueva generación apurada, a la que hay que acompañar con tranquilidad y mucha comunicación para que no se pierda en el camino.