No se debe considerar como una traición sentirse atraído por la ex pareja de un buen amig@. Lo mejor es contarle lo que sientes.
No se debe considerar como una traición sentirse atraído por la ex pareja de un buen amig@. Lo mejor es contarle lo que sientes.

¿Puede el amor romper una relación de 'patas'? ¿Es un traidor el que se enamora de la ex de su mejor amigo? ¿Es inaceptable que tu gran amiga esté ahora en brazos de quien antes estaba en los tuyos? Las preguntas son interminables y las respuestas son diversas.

Solo pensar en fijarte en la ex pareja de tu mejor amig@ puede convertirse en una tragedia. Sin embargo, también existen quienes no ven la amistad como un obstáculo y se aventuran a iniciar una relación.

MADUREZPara la psiquiatra de la clínica San Gabriel, Estela Inga, esta situación no debe convertirse en un drama.

Según la especialista, la forma de aceptar a la nueva pareja dependerá mucho del grado de madurez de cada uno de los involucrados. Algunas veces, los amigos pueden dejarse llevar por los celos y terminan actuando de manera egoísta.

Igualmente, tiene gran peso la intensidad de la amistad.

Solo si esta es muy fuerte podría hablarse de una deslealtad.

"Los valores serán, al final, los que influirán en la decisión", agregó.Sin embargo, eso no significa que se deban anteponer las necesidades de nuestros amigos sobre las nuestras.

CUESTIÓN DE TIEMPOSi somos nosotros quienes nos sentimos atraídos por esa persona 'prohibida', la psiquiatra aconseja analizar algunos puntos.

La decisión de formar una pareja con el/la ex del amig@ depende de cómo acabó la relación.

Por ello, recomienda examinar los motivos de la separación. Se debe recordar cómo afectó a nuestro compañer@.

Si el enamoramiento finalizó en buenos términos, las cosas cambian.

En ese caso, lo ideal es conversar con nuestro amig@ y esperar un tiempo para pensar en involucrarse en esta nueva aventura.

TENGA EN CUENTA

La mayoría de veces los hombres suelen tomar una situación así como una cuestión de honor y orgullo.

Las chicas, por su parte, terminan la amistad y piensan lo peor de la amiga.

Los amigos pueden dar su opinión, pero no pueden obligarte a decidir en un sentido u otro.